Un domingo de carrera especial

Este domingo no es un domingo cualquiera. Si, es un domingo de carrera, un domingo de correr con amigos y conocidos, un domingo de alejarme del Parkinson otros 5 kms, muy probablemente la última de 5 antes de dar el próximo paso, el salto a las carreras de 10 kms para las cuales ya he comenzado a entrenar.

Pero realmente lo que convierte este domingo  en especial es el hecho de quién me va a acompañar en el trayecto de casa a la carrera, esta vez no sólo para dar ánimos,como hace habitualmente, sino para correr. No sé si irá rápido o despacio, con ritmo o trote cochinero, si acabará esprintando o a gatas, y me da igual, porque haga lo que haga, yo ya estoy súper orgulloso de él.

Os hablo de mi padre, Carlos, el calvito, que no tendrá pelo, pero tiene, hablando en plata, unos huevazos como el caballo de Espartero.img_0590

El solito, bueno, junto a mi madre, aunque terminó saliendo solo el, se propuso empezar a correr y ha salido un montón de días a entrenar para al menos aguantar los 5 kms del domingo y estoy convencido de que la terminará y yo intentaré estar en la meta para grabar su entrada.

Y estoy tan orgulloso de mi padre que en Navidad le equipé de pies a cabeza para que saliera a entrenar en condiciones, con sus zapatillas, mallas, guantes, camiseta térmica etc y salí a trotar con el por Madrid Río xa empezar el año y en el día de Reyes por Villalbilla, aunque el muy mamón, no siguió mis indicaciones y se calzó el roscón con un tazón de chocolate antes de salir a entrenar y claro, al kilómetro dos, parecía que venía de correrin Ironman, porque no podía con su alma.

Esta semana no he querido ni preguntar, por aquello de no ponerle nervioso, porque a pesar de hacerse el duro y decir que ira a su ritmo y si se cansa se sale y listo, en el fondo quiere terminar y aunque no iré a su ritmo, trataré de estar en la meta para darle un abrazo enorme.

Él aun no lo sabe , pero lo verá en el video que acompañará a la carrera y subiré a YouTube, porque durante nuestro entrenamiento del 1 de enero, le grabé corriendo a el solo y expliqué, que si de alguien he heredado ese tesón y esa fuerza para pelear y echarle siempre narices, ha sido de el, de mi padre, del mejor padre del mundo.

Asi que desde estas lineas , quizá no tan extensas como las dedicadas a otros, pero si llenas a rebosar de cariño y admiración, aprovecho para decirle a mi padre, ese calvito que va conmigo a las carreras equipado con su camiseta verde de la Run for Parkinson, que de mayor quiero ser como el, no calvito, pero si un padre del que sus hijos, estén, como estamos mi hermana y yo de el, ORGULLOSOS.

TE QUIERO PAPA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s