A pesar de todo, nunca colgaré las botas

Este post va dirigido en especial a todos mis compañeros del San Beer Nardo, algunos, compañeros de equipo, otros por el paso de los años, amigos y unos elegidos, prácticamente hermanos.

He perdido la cuenta del número de partidos que hemos jugado juntos, del número de goles, de pases, de faltas etc, no recuerdo el resultado del primero, ni del último partido jugado con el equipo, pero recuerdo que estos años jugando, que han sido unos cuantos, jugando a vuestro lado, han sido años memorables.

Lo primero que quiero dejar claro es que esto no es una retirada, y mucho menos que me saca del campo el Parkinson, porque no es así; simplemente, a veces la vida nos hace elegir caminos, y creo que a día de hoy, y con pesar, por no poder compaginar todo, mi camino debe ir hacia otras metas, que a nivel médico y personal, me van a ayudar más.

Como todos, o casi todos sabéis, tengo Parkinson, enfermedad que  a día de hoy, y por suerte, no me impide casi nada, pero a la que debo poner especial atención y dedicar un tiempo, no a ella en sí, sino a estar activo para tratar de frenar su velocidad de avance.

Es por ello que hoy, y tras darle muchas vueltas, he romado un decisión que me duele en el alma, que me va a costar un mundo, pero que creo que a día de hoy, es la mejor.

Hace unos meses y por recomendación de mi neurólogo, comencé a correr, y me iba bien, mejoraba tiempos, aumentaba distancias y estaba muy contento. En estas, llegó la oportunidad de entrenar con el club TRISport Getafe, con quiénes entrena mi amigo Nacho, y que me da la posibilidad de entrenar bajo supervisión, con un club serio, que esta apoyado por instituciones y que además está involucrado en temas solidarios.

Ante esta oportunidad, no podía decir que no y he comenzado a entrenar con ellos, con una primera toma de contacto especialmente buena.

Tras analizar la situación con detenimiento, y debido a que mi prioridad es ante todo mi familia, creo que tras pensarlo y darle unas cuantas vueltas, ha llegado el momento de centrarme en el atletismo de lunes a viernes y dejar los fines de semana para mi familia, a quien entre el deporte que hago, el trabajo, y Vivir con Mr Parkinson, no puedo, no debo y no quiero, quitar mas tiempo.

El futbol sala me ha dado amigos, compañeros, infinidad de alegrías, alguna que otra decepción y me ha mantenido activo durante años, y por supuesto no voy a dejar de practicarlo, si es necesario mantendré mi ficha y acudiré a algún partido, igual que si fuera un canterano del que el equipo necesita tirar.

He pasado por el Nardo, Euronardo, Maccabi D’Acostar , Los Mashmalows, Euronardo de nuevo y finalmente  San Beer Nardo.

He lucido a la espalda el 3, 9, 19 y ahora el 23 y vestido de azul, verde, morado, naranja y amarillo.

Recuerdo con especial cariño la temporada en que quedamos segundos, por detras de Rte Tormes, con Fer de portero en sus mejores años, David en plan killer y yo marcando goles a punta pala, que ya no recuerdan ni los mas viejos del lugar.

En el camino dejo recuerdos, años de hacer rodar el balón cada sábado, y de estar estudiando en mi habitación, deseando que llegara la hora del partido y bajar a jugar un rato y desconectar de los libros.

Como digo, el futbol sala me ha dado a mi, muchísimo mas de lo que le he dado yo a el, y hoy, no lo dejo, pefiero decir que lo aparco, no cuelgo las botas, porque eso no lo haré jamás, pero si las guardo con cuidado y mimo en su caja , con la esperanza y el deseo y convencimiento, que al menos una vez la año, saldrán y volverán a hacer su trabajo.

Como digo, esta decisión es dura, pero muy meditada, y reitero varias cosas, la primera que no es un adios, sino un hasta luego.Segunda, que no me retira el Parkinson, y la prueba es que voy a seguir haciendo atletismo, que me beneficia más de cara a afrontar el Parkinson. Y en tercer lugar, aunque es la razón de más peso, esta mi familia y principalmente mi mujer y mi hija, que son mi motor y que son quienes más tiempo merecen que les dedique.

No me voy a poner sentimental, no quiero partido de homenaje porque reitero que no cuelgo las botas, así que me despido dando las gracias a todos los que habeis coincidido conmigo en alguna pista, ya sea en mi equipo, como rivales, árbitros o público, a todos los que me habéis aguantado y sufrido como compañero o rival. El fútbol me ha hecho feliz y lo seguirá haciendo, porque fútbol es fútbol, futbol es amistad, futbol es superación y fútbol en definitiva, es un modo de vida.

GRACIAS DE CORAZÓN A TODOS Y QUE EL ESFÉRICO NUNCA DEJE DE RODAR.

Iñaki Noblejas (Poyo en la camiseta)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s