Mi madre. Una superguerrera.

El amor de madre es el combustible que le permite a un ser humano hacer lo imposible

Marion C. Garretty.

A veces tiene que ocurrirte cosas en la vida para que valores otras que tienes a tu alrededor siempre, y que quizá por este simple hecho que es la regularidad, no valoramos tanto.
Aunque en mi caso en concreto, no es una falta de valoración, sino más bien, de reconocimiento.

Pues bien, hoy vamos a eliminar esa chinita en el zapato, y vamos a aprovechar un hecho excepcional, para reconocer a alguien igualmente EXCEPCIONAL, pero con mayúsculas.
Amigos del blog, hoy voy a hablaros, y se me llena la boca de orgullo y amor al nombrarla, de mi madre.

Mi madre es una persona especial, de esas que son todo bondad, que se ofrece siempre a ayudar y que incluso diría que se excede en su afán por que todo el mundo este feliz.
En estos días, se acerca su jubilación, y está como loca de contenta porque va a poder disfrutar a tope de mi hija, de 6 meses, que la adora, y en diciembre, de su segunda nieta ( hija de mi hermana, yo con Sofía, de momento, voy bien).

¿Y que pinta la historia de mi madre en mi blog, donde hablo del Parkinson?

Pues os lo explico. Mi madre no está enferma, es más, está bastante sana, pero quiero dedicarle este post, porque sin estar enferma, es un ejemplo de lucha y tenacidad, y ha superado montañas.
Mejor, os lo cuento, y lo entenderéis.

Yo nací en 1981, pero como creo que ya he contado en algún post, al igual que al nacer perdí la vergüenza en el paritorio y jamás la encontraron, por el camino me dejé también algo de salud.
Partamos de la base de que a mis padres les dijeron que prácticamente seguro, yo iba a ser ciego. Menudo palo, así, para empezar la aventura de ser papas.
Ya os adelanto, que tengo estrabismo, pero veo perfectamente y este blog no se escribe desde un teclado braille, jajajaja.
Sufrimiento fetal y si no recuerdo mal, sacado con forceps, a ver, lo de si no recuerdo mal es por oidas una vez adulto, que tengo buena memoria, pero tampoco llego al extremo de recordar el día que nací.

Todo esto trajo consigo que fui de cabeza a la incubadora, resort todo incluido en el que pasé unos meses. Y debí cogerle el gusto, porque siempre que en casa sale este tema, recuerdan que parecía el padre del resto de niños, pero es q ellos iban unos días y yo parecía el dueño del cortijo.

Para una madre, debe ser duro, duro, duro, pero ahí nos unimos los 2 ( papa, no me olvido de ti, pero el post es para mama), y al final nos pudimos ir a casa.

El segundo, y probablemente el mas duro y gran reto que demuestra que mi madre es un ejemplo de lucha y superación fue la enfermedad de mi abuelo.
Mi abuelo Alejandro era un hombre grande, fuerte como un roble, pero toda su fuerza no bastó para luchar con un enemigo a día de hoy tan grande como es el Altzheimer.
Yo era pequeño, pero lo recuerdo perfectamente, y tengo, por suerte, y gracias a mi madre, grandes recuerdos de mi abuelo.
Mi abuelo comenzó a tener síntomas de Altzheimer a los cincuenta y pico años, jovencísimo.
Y llegó un momento en que mi abuela, otra luchadora, creadora del gen que a sus descendientes nos da esa fuerza para luchar y no rendirnos, ya no podía tenerlo en casa.
Esta enfermedad, por desgracia tiene varias fases, y una de ellas es bastante violenta, así que, estas 2 luchadoras, junto a mi tío, tomaron la decisión de llevar a mi abuelo a una residencia donde pudieran atenderle bien.
Mi madre iba a ver a mi abuelo absolutamente todas las semanas, varios días, mi abuela TODOS los días.
Imagino que si para un niño como era yo, ver a su abuelo tan apagado era duro, para una hija debía ser demoledor.
Pero no tendré nunca suficientes palabras de agradecimiento a mi madre por haberme llevado cada sábado a ver a mi abuelo Alejandro, porque gracias a eso, tengo recuerdos imborrables de mi familia, y tengo un ejemplo inmejorable de lo que es ser fuerte, apretar los dientes y luchar, yo contra el Parkinson, junto a tí, que luchas a mi lado, a tu manera, pero igual que con el abuelo, a nuestro lado.

Estos últimos tiempos, a esta luchadora que es mi madre, se le están acumulando las emociones, porque por un lado, ahora mi abuela, vive en casa y es una nueva aventura, con sus cosas buenas y sus no tan buenas, además este mes se nos jubila, así que subidón, pero en octubre a su hijo le detectan Parkinson, bajón, pero hey hey, en enero fuiste abuela, subidón, pero la abuela esta pachucha, bajón, pero en diciembre vuelves a ser abuela, subidón!!!

Esta montaña rusa de emociones la trae un poco loca, así que con este post, solo quiero subirle la moral, darle las gracias por luchar a mi lado, por ayudarme y ser pesada aunque yo gruña y le diga que tengo que hacerlo yo solo.
Decirle a todos los lectores del blog que mi madre y tantas otras , es un ejemplo de lucha, de superación y un espejo en el que mirarse, porque de una madre, siempre se aprende.

Supongo que este no era el post que teníais en mente leer los seguidores del blog, pero quería celebrar que este blog, ha llegado a las 2000 visitas!!! Y la mejor forma era dedicarle esas 2000 visitas a mi madre, por luchar a mi lado.

Te quiero mamá.

image

Anuncios

Un comentario en “Mi madre. Una superguerrera.

  1. Muchas gracias por lo que has escrito, no merezco tanto, estoy un poco sensiblera y con la lágrima fácil, pero la vida es una noria y unas veces estás arriba y otras abajo, siempre he visto en mi casa que hay que ayudar a levantarse al que está más débil y es la regla que trato de seguir y la que os he inculcado a vosotros. Para mí la familia y los amigos son muy importantes y por ellos se hace todo. Un abrazo enorme. Te quiero.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s